Una de las grandes peticiones que hacían los ciudadanos era que regresaran las campañas de cultura ciudadana a Bogotá. Los escuchamos y hoy son una realidad: en este momento hay dos vigentes y una tercera que está en plan piloto; además, en 2017 fue creada la Dirección de Cultura Ciudadana, entidad que se encargará de que estas iniciativas tomen vuelo.

El exalcalde Antanas Mockus ha sido pieza clave en las transformaciones sociales que el Gobierno Peñalosa quiere para Bogotá.


La creación de esta nueva Dirección se concretó en medio de la reestructuración de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte; las campañas de cultura ciudadana han sido apoyadas por el exalcalde Antanas Mockus, aliado clave en las transformaciones que Peñalosa quiere para Bogotá.

Lo que tienen en común estas campañas es que desde ya revolucionan las formas de actuar de los bogotanos y están cambiando su forma de ver, sentir y vivir a Bogotá.



La primera, que se implementó desde el año pasado, se llama Dale ritmo a Bogotá y busca básicamente que los ciudadanos no aumenten el trancón en las vías principales al bloquear las intersecciones. Con esta campaña se empezó en uno de los corredores más críticos con este tema, la Avenida Caracas, y ha estado funcionando desde entonces, buscando cambiar un sencillo hábito de los conductores pero que afectaba fuertemente la movilidad: que esperen detrás de la cebra hasta que haya espacio suficiente para meterse al otro lado de la vía.

Cada vez más ciudadanos esperan para evitar bloquear las intersecciones y así aumentar el trancón y el cambio en la Caracas es evidente. La estrategia también se ha puesto en marcha en otros 344 puntos de la ciudad donde los ‘maestros del ritmo’ han capacitado hasta el momento a miles de conductores de vehículos particulares, conductores TransMilenio, SITP y taxis para que no bloqueen los cruces.

Cultura ciudadana Dale ritmo a Bogotá busca que los ciudadanos aprendan a usar las intersecciones.


Farra en la buena La segunda campaña, que arrancó en la última semana de febrero, busca reducir una práctica que está acabando con la tranquilidad de los bogotanos: las riñas. Las cifras son muy preocupantes, pues el 94% de las lesiones personales y el 86% de los homicidios que ocurren en Bogotá inician como riñas.

Es por eso que llegó Farra en la buena, una campaña que busca promover formas de sociabilidad en las que las personas no justifiquen ni crean que en la rumba hay que ser violento.

Cultura ciudadana Vamo’ a calmarno’, frase coloquial incluida en el Manual para que su amigo y/o novio no se dé en la jeta, es una de las recomendaciones que hace la Alcaldía para evitar riñas en medio de una fiesta.

La campaña ya funciona en las zonas más críticas por riñas: Bosa Central, Américas en Kennedy, Venecia en Tunjuelito, Gran Chapinero y Chicó-Lago en Chapinero. Dentro de la estrategia se eligen “cuidaparches”, que son los que evitan que el amigo peleón se meta en riñas y se reparte también un ‘Manual para que su amigo y/o novio no se dé en la jeta’, y que pretende educar en este tema.

La tercera campaña es de la Secretaría de Movilidad. Se llama ‘El poder del cono’ y busca educar a los conductores malparqueados a través de personajes vestidos de cono, que les llaman la atención en público, para que no vuelvan a dejar su carro tirado en las calles y aumentando el trancón.

Cultura ciudadana La Policía de Tránsito acompañará la labor del ‘Poder del Cono’, para imponer comparendos cuando los ciudadanos se rehúsen a cooperar.