Historia del poblamiento de Tunjuelito

Tunjuelito, diminutivo de Tunjo, representación antropomorfa chibcha hecha de oro.

La señora Mercedes Manrique vendió un lote, que pertenecía a la antigua hacienda del Mochuelo, a Ismael López y Luís María Mayorga, quienes quedaron con un absoluto derecho a las servidumbres de las aguas que bajaban por la quebrada del Mochuelo.

La hacienda del Mochuelo se desprendió de la antigua hacienda de Ajos y Tunjuelo, que además limitaba con los terrenos de la familia Cuenca.

Estos partían desde el lindero No.2, que estaban separando las veinte fanegadas de Eugenio Barbosa y las tierras de Secundino Peñuela, hasta dar con la gran piedra ubicada en la mitad de la quebrada del Zorro, y que se marcó con la letra B; de ésta aguas abajo, hasta dar con el vértice donde se unía con la quebrada del Mochuelo, y de ésta, aguas arriba, hasta dar con el lindero No.3 donde terminan las veinte fanegadas de Barbosa. De ahí cruzaba en línea recta, hasta dar con el lindero No.2, punto de partida.

La señora Nubia P. Noguera vendió a Jorge E. Gaviria Echeverry y José A. Barragán Sandino un globo llamado La Vuelta del Alto, que formó parte de la antigua hacienda Tunjuelito, y otro globo llamado La Soledad, que formó parte de La Laguna aunque no lo diga así la escritura.

Noguera compró a María del Carmen Ospina de Navas en predio que limitaba, por el norte, con el camino público que de esta hacienda conducía al municipio de Soacha; por el occidente, con el camellón privado que se abrió en la hacienda de La Laguna y que sirvió para dar entrada a los diversos lotes en que dicha hacienda quedó dividida; al sur. con tierras que a la muerte de la señora María de Jesús Camacho de Ospina se adjudicaron a Francisco Ospina Camacho; y por el oriente, en parte con terrenos de los compradores y en parte con el terreno conocido con el nombre de Los Preciados y el resto con un potrero perteneciente a la hacienda La Fragua, propiedad de Magdalena Umaña de Pardo.

Se dividieron en hatos para su explotación, antes de ser utilizados para uso residencial.

Tunjuelito dependía política y administrativamente del municipio de Usme, hoy alcaldía local, que estaba compuesto inicialmente por 48 barrios fundados en gran parte por urbanizadores piratas, entre los cuales se destacaban Tunjuelito, núcleo originario, El Carmen, Fátima, San Carlos, Venecia, San Vicente Ferrer y San Benito.

Con el fraccionamiento de la hacienda se dio origen a los barrios que hoy conocemos como pertenecientes a la localidad 6, cuyos límites fueron definidos por el acuerdo 14 del 17 de septiembre de 1983, por el cual se creó la alcaldía menor de Ciudad Bolívar y se modificaron los límites de las alcaldías menores de Tunjuelito y Bosa, señalados en el acuerdo 8 de 1977.
Poblamiento

Uno de los aspectos que marca a una localidad es su poblamiento; y para la localidad de Tunjuelito no deja de ser un aspecto interesante, ya que se empezó a gestar, en gran parte, por el desplazamiento de personas a causa de la violencia de los cuarenta.

En su mayoría, esta población procedía de Boyacá y Santander, así como de algunos municipios de Cundinamarca; la diversidad de pobladores hace que esta localidad sea muy heterogénea en sus costumbres.

En 1947, el señor Pedro Nel Uribe, propietario de la hacienda Tunjuelito, cedió al abogado Jorge Zamora Pulido quien constituyó la sociedad denominada Parcelaciones Tunjuelito S.A.

En 1948, se empezaron a vender los primeros lotes. La extensión de esta hacienda era calculada en 750 mil metros cuadrados, donde se ubicaron fabricantes manuales de ladrillo y explotadores de areneras y canteras.

Las primeras casas construidas por el señor Jorge Zamora Pulido estaban ubicadas en la calle cuarta con carrera novena, nomenclatura independiente de la de Bogotá. El  abastecimiento de agua se hacía a partir de barrenos que el constructor instaló. A raíz del desarrollo subnormal que tuvo la localidad, hoy en día se presenta invasión de rondas del río Tunjuelito y la quebrada Chiguaza.

Esta invasión, aunada a la deficiencia del alcantarillado de aguas lluvias y negras en algunos sectores, ha incidido para que en épocas de lluvia se vean afectados los habitantes de los barrios Abraham Lincoln, Tunjuelito y San Benito y Villa Ximena, entre otros.

Cabe destacar que la localidad presenta una situación ambiental crítica debido a la disposición inadecuada de residuos sólidos en diferentes sitios, a la contaminación por residuos industriales a lo largo del río Tunjuelito, a la invasión del espacio público, a las zonas verdes en mal estado, a la contaminación ambiental sonora y visual y a la alta polución por vehículos.

*  Tomado de "Diagnósticos Locales con Participación Social" de la Secretaría de Salud del Distrito, facilitado por el Archivo Distrital

Tags: 

Veedruría distrital Procudarudia general de la nación Personería de Bogotá Contraloria general de la republica Contraloria distrital

Síganos en nuestras redes:

Reciba noticias del alcalde

Contáctenos | Términos de uso

2017 Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Todos los derechos reservados