Historia del poblamiento de Los Mártires

La localidad catorce fue denominada Los Mártires, en honor a varios revolucionarios granadinos fusilados o ahorcados.

Entre estos están: Policarpa Salavarrieta, Antonia Santos, Camilo Torres, Francisco José de Caldas, Mercedes Ábrego y Antonio Baraya, quienes en defensa de sus ideales por la independencia de América de la España imperial, encontraron la muerte en las manos del virrey español Sámano en el parque" La huerta. de Jaime".

A través de la ordenanza 112, la cámara de la provincia de Santa Fe de Bogotá, dispuso cambiar el nombre del parque "La huerta de Jaime", por el Parque de Los Mártires, ordenándose al mismo tiempo que se levantara una modesta columna de piedra de sillería en la cual se consignaran los nombres de los mártires sacrificados; la construcción de este obelisco duró 8 años, siendo inaugurado el 4 de marzo de 1880.

El parque de Los Mártires marca un hito en la historia de Santa Fe de Bogotá, ya que fue centro de la vida señorial, pueblerina y pintoresca.

En su costado sur, se levantó la famosa iglesia del Voto Nacional, en terrenos donados por Rosa Calvo Cabrera en 1891.

La construcción de esta iglesia surge del voto de construir un templo con el fin de cesar la denominada guerra de los mil días. Su inauguración fue en 1914, siendo consagrada el 14 de septiembre de 1916.

La iglesia perteneció a los claretianos y posteriormente fue elevada a basílica por el Papa Pablo VI.

La ciudad de Bogotá, empezó tempranamente a extenderse hacia el occidente siguiendo el recorrido marcado por el eje denominado en el siglo XVII, la Alameda nueva. Esta vía comunicaba el centro de la ciudad con la calzada que se dirigía a Puente Aranda y Fontibón.

A mediados del siglo XVII fue tomando distintos nombres. Es así como en el siglo XVII se denominó Camellón del occidente, en el siglo XIX, Paseo del prado, posteriormente Camellón de San Victorino y por último, avenida Colón en 1938.

Entre 1770 y 1790, la familia París construyó su casa de campo denominada San Fasón.

En esta misma zona se construyó, a partir de 1908, el noviciado de San Fasón y la iglesia gótica del mismo nombre; esta última fue inaugurada en 1918.

El Cementerio Central, antiguamente denominado, Cementerio de los Ingleses, fue donado por el cabildo el 14 de diciembre de 1825 y puesto en servicio a partir de 1830.

Allí reposan los restos de personajes importantes de la historia de nuestro país como: Gonzalo Jiménez de Quesada, Francisco de Paula Santander, Mariano Ospina Pérez, José Fernández Madrid, José Asunción Silva, Gustavo Rojas Pinilla, Enrique Olaya Herrera, Miguel Antonio Caro, Marco Fidel Suárez, Rufino José Cuervo, Manuel Sanclemente, Laureano Gómez, Alfonso López Pumarejo, Gilberto Alzate Avendaño, Gabriel Turbay, Jaime Pardo Leal y Luís Carlos Galán, entre otros.

Entre 1881 y 1890 se construyeron la capilla dedicada al Sagrado Corazón de Jesús y la plaza de madera, posteriormente plaza España.

En sus primeros años esta última fue parque residencial y comprendía el área del parque España y sus alrededores.

Inicialmente, en esta zona estaban ubicadas las tres plazas de mercado mayoristas de la ciudad: España, Peraza, y Matallana.

Posteriormente, con la construcción de la central de abastos en Kennedy, se desalojaron estas plazas y parcialmente se trasladaron a la denominada plaza de Paloquemao y a la central de abastos.

Este traslado dejó muchas bodegas y construcciones vacías, que con el tiempo se fueron utilizando como guaridas de ladrones y vagos, dando así origen a un comercio de baja calidad, de drogas y elementos robados.

En 1904 se construyó el hospital de San José, con los planos adoptados por el arquitecto italiano Pietro Cantini, quien tomó como modelo el hospital policlínico de Roma. El hospital, de propiedad de la Sociedad de Cirugía de Bogotá, fue inaugurado en 1925.

En 1910 se fundó la compañía de cementos Samper y la primera planta de fabricados en concreto del país.

En 1916 se inauguró la facultad de medicina de la Universidad Nacional, ubicada a un costado del parque Los Mártires. Años después la ocupó el Instituto de Brigadas Militares y hoy en día el batallón de la guardia presidencial y reclutamiento del Ejército nacional.

La estación de La Sabana se comenzó a construir en 1913 y se terminó en 1917. A su alrededor se tejía el agitado ir y venir de la gente, vida de ciudadanos en tránsito, de viajeros que se alojaban en numerosos hoteles circundantes y el punto de partida para los inmigrantes rurales.

Esta misma estación fue punto de llegada y de partida de la belle epoque, de la entonces Atenas Suramericana; sería el corredor de los grandes negocios y transacciones que se realizaban en los acogedores restaurantes y cafés de sus alrededores, lugares predilectos de los cachacos de la época.

La estación de ferrocarril de La Sabana fue eje de muchas familias, que construyeron sus viviendas en esta zona en forma provisional dando origen al barrio La Favorita.

Por otra parte, la ubicación de este terminal ferroviario facilitó la construcción de una serie de bodegas de almacenamiento, especialmente hacia el suroriente.

Al mismo tiempo se originó el barrio Santa Fe.

En 1921 fue inaugurado el edificio Manuel M. Peraza, sobre lo que hoy se conoce como la calle 13. Esta construcción marca un hito en la ingeniería y arquitectura colombianas, ya que fue el primer edificio de siete pisos que contó con ascensores en el país. En 1988 fue declarado monumento nacional.

*  Tomado de "Diagnósticos Locales con Participación Social" de la Secretaría de Salud del Distrito, facilitado por el Archivo Distrital

 

Veedruría distrital Procudarudia general de la nación Personería de Bogotá Contraloria general de la republica Contraloria distrital

Síganos en nuestras redes:

Reciba noticias del alcalde

Contáctenos | Términos de uso

2017 Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Todos los derechos reservados