Facebook  Twitter  Youtube

Contáctate con la Línea 106



Si tienes deseos de hablar, te sientes solo o aburrido (a) o sientes que necesitas ayuda, puedes marcar de forma gratuita, todos los días, las 24 horas,  a la línea amiga 106, y allí un profesional de psicología te escuchará.

A continuación encontrarás un artículo sobre cómo el silencio afecta nuestra salud.

El Silencio es nocivo para la salud

Experimentar el deseo de hablar y no decidirse a hacerlo acarrea graves consecuencias para la salud mental de los seres humanos y la sociedad.

Ante la presencia de una situación problemática es adecuado expresar las preocupaciones, dudas o sentimientos encontrados, guardar lo que nos produce dolor, ira, tristeza o indignación puede producir un daño que se va acrecentando día tras día.

Los expertos aconsejan hablar sobre lo que nos acongoja, hoy en día como parte de una cultura proclive a expresarse existe la línea 106, en la que se promueve que niños, niñas y adolescentes hablen de lo que les ocurre, como un antídoto contra la violencia.

Una de las consecuencias más graves de la violencia es crear una sociedad que promueva el silencio, la no denuncia y por lo tanto la impunidad. Los daños recibidos y no expresados terminan favoreciendo un ambiente de desesperanza.

Guardar por mucho tiempo una sensación de indignación o inconformismo termina frustrando nuestra capacidad de acción y a largo plazo se convierte en una profecía auto-cumplidora en la que “nadie hace nada”, afirman psicólogos del equipo de la línea 106.

El silencio o “guardarse las cosas” como popularmente se conoce a este pésimo hábito, termina acumulando sentimientos como la ira y la tristeza, está comprobado que hay una relación estrecha entre esta sensación y luego la explosión irracional que puede llegar a la violencia extrema. Como en los casos de Bullying (Matoneo) y luego asesinatos múltiples. Por eso, ten en cuenta estas recomendaciones: 

 
  • Favorezca en su familia espacios para conversar, cuídelos y protéjalos, no permita que las pantallas se apropien de ellos.

  • Un buen hábito que promueve la expresión es escuchar sin juzgar, busque ponerse en la posición del otro y hable sin generalizaciones.

  • Evite frases como “nadie hace nada”, “todos son iguales” recuerde que cada situación tiene una historia particular.

  • Evite frases como “porque no dijo antes”,  esta frase termina culpabilizando a las personas sin darles una respuesta propositiva.

  • Evite frases como “eso no le preste atención” recuerde que la dimensión de los problemas es diferente para cada persona.

  • Si en su círculo cercano carece de la confianza para hablar de lo que siente, use las líneas de apoyo, si es un niño, niña o adolescente puede usar la línea 106, si está relacionado con el consumo de sustancias psicoactivas puede llamar en Bogotá al 018000112439, o si es adulto ubique redes de apoyo o servicios sociales en su localidad.

  • Ensaye hablar diplomáticamente, exponga con claridad lo que le ocurre, si le es difícil una solución es escribir, esto ayuda a organizar los sentimientos y las ideas y a encontrar soluciones.

  • Practique hablar con serenidad, piense rápido y hable despacio, promueva la diferencia y la discusión, el pensamiento crítico, es sano aceptar la diferencia, el consenso y el disenso.

  • El lenguaje corporal es muy importante en una conversación, colóquese en una actitud de escucha corporal…actitudinalmente eso favorece la confianza.

  • Al hablar de los que nos sucede se relaja el sistema nervioso y puede aumentar la irrigación de oxitocina.

  • Adopte el hablar de los problemas como un acto de fortaleza y no de debilidad, buscar ayuda es sinónimo de buena autoestima y madurez.

Andrés Gómez- Psicólogo de atención Línea 106 “al alcance de niños, niñas y adolescentes”.

Portales infantiles del Distrito