Nota Web



Ciudadanos pueden ayudar a arborizar el espacio público

Muchos ciudadanos están comprometidos con mejorar la calidad del aire de Bogotá y, en general, el medio ambiente de la ciudad. Pero son pocos los que saben que se pueden unir a esta noble causa mediante la donación de árboles a través del Jardín Botánico.

En entrevista con bogota.gov.co, el ingeniero José Moisés Palacios Rodríguez, coordinador de Arbolado Joven de la Oficina de Arborización Urbana del Jardín Botánico, explica cuáles son las dos modalidades mediante las que la comunidad puede aportar a la arborización del espacio público de la capital.   

La primera modalidad es cuando la gente quiere, por iniciativa propia, comprar árboles para sembrarlos en el espacio público, con el acompañamiento del Jardín Botánico. La segunda está relacionada con las personas que quiere donar un ejemplar que se les creció en su casa u oficina y no pueden seguir asumiendo su mantenimiento.

“En el primer caso, nos comunicamos con el ciudadano, miramos los proyectos que tenemos cerca al lugar donde vive o trabaja y se hace una visita técnica para determinar qué tipo de árboles son los adecuados para el sector. Dependiendo las características de la zona (el grado de contaminación, la dimensión del espacio público, entre otros aspectos) se seleccionan las especies”, explica el ingeniero Palacios.

En el segundo caso, cuando un propietario tiene el árbol dentro de su predio, los técnicos del Jardín Botánico programan una vista para observar el ejemplar, verificar las condiciones físicas y  sanitarias y determinar si el árbol sirve para ser plantado en el espacio público de la ciudad. “La idea es mirar que el árbol no vaya a tener problemas radiculares (de raíz), no se le hayan hecho podas anti-técnicas, que no haya perdido su arquitectura y que no se esté secando. Debe estar en un buen estado sanitario, ello con el fin de no trasladar un problema al espacio público”.

Si el árbol está 'plantado' en el ante-jardín o en el patio de una casa, se debe solicitar autorización a la Secretaría de Ambiente para poder realizar el bloqueo y el traslado del ejemplar. El dueño del predio debe presentar por escrito la solicitud a la Sudbirección de Silvicultura, Fauna y Flora. Posteriormente la entidad envía personal para la verificación de las condiciones del ejemplar. Una vez se otorgue el permiso se inicia el procedimiento de traslado, trámite cuyos costos debe asumir el solicitante por tratarse de un predio privado. En algunas ocasiones se requiere de podas y de ayudas mecánicas como grúas, para poder desarrollar la reubicación.

Por el contrario, si el ejemplar está sembrado en una matera grande o algo similar, simplemente se necesita alzar el elemento y llevarlo al lugar seleccionado. Este procedimiento es gratuito y solo es indispensable comunicarse con el Jardín Botánico.

“Los árboles no los trasladamos al Jardín Botánico propiamente. Digamos que el Jardín ya tiene sus colecciones organizadas y, salvo que sea alguna especie que no tengamos, no los traemos aquí. Lo que hacemos es buscar en el espacio público (parques, avenidas, separadores viales, zonas de control ambiental) los lugares más adecuados para trasplantarlos”, aclaró Palacios.

¿Cuáles especies son las adecuadas para sembrar en Bogotá?

En Bogotá se están plantando especies que brinden seguridad, buen anclaje, que no tengan riesgo de volcamiento y que ofrezcan garantías al ciudadano. Se trabaja tanto con especies nativas como introducidas.

Si la idea es sembrar en andenes, se emplean especies de bajo porte como el Pajarito, las Fucsias o el Holly. Entre los árboles de mediano porte se encuentran el Chicalá Amarillo, Chicalá Rosado y Mano de Oso. En cuanto a especies nativas de alto porte se pueden mencionar el Pino Romerón, Pino Colombiano, el Roble o el Guayacán de Manizales: o especies introducidas como el Liquilambar o el Roble Australiano.

“Dependiendo de la ubicación se seleccionan las especies: si tenemos un árbol de alto porte no podemos plantarlo en un anden, ni es un espacio verde muy angosto, porque nos va a crear conflicto con la redes de servicios públicos o con las zonas aledañas. Si tenemos una zona verde pequeña en frente de la casa y queremos sembrar allí un árbol, tenemos que buscar una especie de bajo porte, un arbusto que no nos crezca mucho. Pero si tenemos un parque metropolitano o una zona verde grande, ahí sí podemos elegir un árbol de alto porte”, explicó.

Por el contrario, especies como los Cipres, Pinos, Araucarias y Cauchos no son adecuados para arborizar el espacio público de la capital.

El interesado en donar un árbol puede comunicarse a la oficina de Arborización Urbana del Jardín Botánico al teléfono 4377060 extensiones 220 y 221.

Javier Cortés
Periodista - bogota.gov.co

Twitter: @ServiCiudadano
Facebook: Alcaldía Mayor de Bogotá