Si lo apasiona el mundo marino, en Bogotá hay un lugar único en Colombia que puede visitar

En Bogotá existe un lugar único donde se puede apreciar las maravillas del mundo marino y todo lo que hay en sus profundidades. Situado a 2.600 metros de altura sobre el nivel del mar y a través de estructuras y dioramas que lo simulan, los visitantes tienen experiencias casi reales con un montaje ecológico de fauna, flora y todo el ambiente marino. Se trata del Museo del Mar, ubicado dentro de la Universidad Jorge Tadeo Lozano (UJTL), en la carrera 4 No. 22-61.

Un total de cuatro secciones son las que permiten la travesía y expedición: una parte sumergida, otra emergida, una zona de curiosidades y la sección de robótica y multimedia. El recorrido inicia con la descripción de cada uno de los ecosistemas principales, la mayoría son del trópico colombiano, pero hay unos que por su importancia y aunque no existen en el país, también están exhibidos, como el Polo. La zona polar del museo es la primera que los visitantes se encuentran. Allí, además de poderse apreciar un oso polar, se resalta la importancia que tienen los polos en el clima.

Los visitantes pueden conocer las profundidades del mar, donde dependiendo del proyecto pedagógico que se esté atendiendo se va narrando lo que pueden observar en cada nivel: la luz, las especies, su alimentación, por qué están allí y sus adaptaciones, entre otros aspectos.

De la zona sumergida se llega a la emergida, en donde se pasa por los ecosistemas como la parte de manglares y las playas arenosas, los acantilados y los estuarios. Allí se habla de las aves y sus funciones dentro del ecosistema.

Delfines, tiburones, atunes y sus adaptaciones para poder vivir en estos medios es lo que se puede apreciar en la siguiente zona, la oceánica, la cual lo lleva a uno a la zona de curiosidades, con las focas, pingüinos, un esqueleto de una ballena que se varó hace muchos años en el caribe y el delfín rosado, no porque sea de mar, sino porque hubo una línea de investigación relacionada con este tema.

Finalmente, y como una de las grandes atracciones de este fantástico y mágico lugar, único en Colombia, se llega a la zona de robótica y multimedia, en la cual se pueden ver animatronics, que son donaciones y resultados de tesis de estudiantes de la universidad Los Libertadores y de la UJTL, con estos robots se muestra y enseña la evolución y el movimiento de algunos animales como el delfín, la mantarraya y el pez erizo.

En la zona de la multimedia, los visitantes, especialmente los grupos infantiles, cuentan con cinco pantallas con recorridos, historietas y juegos interactivos. En la primera hay submarinos, especies asociadas al lugar y leyendas de las mismas; juego con animales, su nombre común y lugar dónde se encuentran. La segunda es más de lectura de animales, su nombre y alimentación, entre otros temas. En la tercera pantalla encuentra diferentes especies, información de donde se encuentran, peso, riesgo y tips de ¿sabías que...?

La cuarta multimedia es sobre la zona relacionada con los polos, además de juegos con personas y sus vestuarios según el clima de donde se encuentran. Finalmente, la última pantalla formula preguntas con diferentes opciones y descripciones para ubicar la respuesta correcta.

Además, en esta zona de robótica y multimedia también se encuentra una colección muy especial de moluscos (conchas), que fue donada por el maestro Eduardo Ramírez, realizada a lo largo de su vida durante todos sus viajes. Cuando murió y en su legado dejó esta colección para el museo. El recorrido finaliza con una escafandra real de plomo y con una muestra real de una de sus tantas evoluciones, con la descripción del traje y del equipo completo.

Más datos sobre el Museo del Mar

Es un espacio propicio para el conocimiento de todos los niveles: preescolar, primaria y educación media con temas de actualidad como el calentamiento global relacionado con el elevamiento del nivel del mar; la biodiversidad marina y la pesca, entre otros, con el fin de que comprendan la dimensión del mar. Ofrece respuestas a las inquietudes de los profesores del área de las Ciencias Naturales y es un lugar lúdico para artistas que lo prefieren a la hora de elegir su sitio para dictar y recibir clases.

Su propósito es “Crear y reforzar, en la sociedad, el valor del patrimonio, a través de la exhibición y la difusión de temas relacionados con la conservación y la sostenibilidad de los recursos biológicos del mar”.

Ofrece visitas guiadas y libres. Las guiadas, con una duración de 45 minutos, deben ser programadas vía telefónica, con mínimo 15 días de anticipación, solo se realizan a grupos de mínimo 15 personas a máximo 30; las instalaciones del museo son exclusivas para los grupos de las visitas guiadas, por lo tanto no está permitido el ingreso de particulares o visitas libres durante el recorrido de las mismas. La temática de estos recorridos depende del nivel escolar o de la solicitud de la institución que va a visitar el museo, al momento de realizar la reserva.

Por su parte, las visitas libres (sin guía) no tienen un límite de tiempo siempre y cuando estén dentro del horario del museo. Aunque para este tipo de recorridos no es necesario hacer reserva, si se sugiere que llamen para que verifiquen que el día y la hora en la que piensan asistir no esté reservado para un recorrido guiado. La entrada al Museo del Mar es gratuita en cualquier caso.

El lugar cuenta con rampas de acceso y un ascensor que facilita el desplazamiento de las personas con dificultad para movilizarse; para quienes están con otra situación de discapacidad, se acude a sus intérpretes-cuidadores, a la descripción y en algunas zonas, al tacto.

Este museo recibe visitantes de todas las edades, empresas con sus empleados, organizaciones no gubernamentales y fundaciones, en general, este museo está abierto para todo aquel que esté interesado en conocer más y de cerca el mundo marino.

Horario, restricciones y advertencias:

El museo abre sus puertas de lunes a viernes, de 9:00 a.m. a 12:30 p.m. y de 2:00 p.m. a 4:30 p.m., los sábados de 9:00 a.m. a 12:30 p.m. No está permitido el ingreso de equipaje personal (maleta, morral, portafolio, bolso, etc.), de dispositivos electrónicos (celulares, tablet, reproductor de audio, cámara fotográfica, de video, etc.), ni la toma de fotos ni de videos. Para mayor información, solicitudes, permisos, proyectos o para realizar las reservas llamar al número telefónico 242 70 30, extensiones 3140 y/o 1950 o a través del correo electrónico museo.mar@utadeo.edu.co

Antecedentes:

Según Sofía Salamanca y Juan Carlos Escobar, guías del lugar, en entrevista para bogota.gov.co, el Museo del Mar, que pertenece a la Universidad Jorge Tadeo Lozano, se fundó en el año 1969 como respuesta a las necesidades que tenían los estudiantes de la carrera en ese entonces llamada Ciencias del mar, debido a que ellos se encontraban lejos del mar y necesitaban muestras para poder observar y estudiar a los animales; pero además, necesitaban también literatura, entonces el primer museo del mar se montó como una colección científica de referencia para los estudiantes y como una biblioteca especializada. Posteriormente se fue formando la colección de exhibición y por último, como estrategia para fortalecer el vínculo entre los colegios y el museo se establecieron las visitas guiadas.

Lina María Echeverry Cabeza
Redactora bogota.gov.co

Infórmese sobre lo que pasa en las localidades de Bogotá.

Twitter: @ServiCiudadano
Facebook: Alcaldía Mayor de Bogotá

Veedruría distrital Procudarudia general de la nación Personería de Bogotá Contraloria general de la republica Contraloria distrital

Síganos en nuestras redes:

2017 Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Todos los derechos reservados

Contáctenos | Términos de uso